Cata de Tartas con Vinos en Flor de Sal Sevilla

cata de tartas

Una de las catas mas sorprendentes de Flor de Sal es nuestra cata de Tartas con Vinos.

Desde el mes de marzo de 2019 hemos empezado a realizar esta rica y maravillosa cata. Para esta ocasión seleccionamos diferentes tipos de tartas de la pastelería Ambrosius. Ambrosius es vecino de Flor de Sal y cuenta con las mejores tartas de Sevilla para mi gusto. Las tartas las hace Frank, alemán pero con un acento bastante andalú. A simple vista parece un poco seco, pero si lo conoce es brutal. La chica que despacha las tartas es Mariló, espetacular, guapa y porque vamos a mentir un amor! Bueno tenéis que pasar por Ambrosius (calle carlos cañal, 10) (flor de sal esta en carlos cañal, 46).

Volvamos a la espetacular cata de tartas y vinos.

Todos piensan que la cata de tartas de Flor de Sal acompaña vinos dulces. Behhhh… Error. Para esta cata solo usamos uno o a veces dos vinos dulces y no son excesivamente dulces.

Empezamos la cata con una tarta New York Cheese Cake. No entiendo porque muchos derraman uno o dos botes de mermelada encima de una tarta de queso (con mal queso). Es algo que no me entra en la cabeza. Para esta tarta con base de pasta sableè y una crema de queso maridamos con un vino rosado. Casi siempre uso el vino rosado de Navarra Medio Día Inurrieta que tiene una mezcla de uvas donde la que predomina es la uva garnacha. Es un vino rosado de color frambuesa (color rosado) y de intensos aromas de frutas rojas y algo lácteo. No hay mas aromas. Si existe algo que me molesta muchísimo cuando asisto a las catas es que los ponientes inventan aromas para impresionar, que aburrimiento y que poco profesional. En este vino NO hay más. Vino fresco en boca, con buena acidez, seco y muy frutal. Super fácil de beber y muy rico con arroces, quesos blandos y pasta. Yyyyy con la tarta de queso es una maravilla, sentimos unos sabores y aromas muy intensos de frutas rojas e iogur con frutas. Es mágico. A todos les gusta y sorprende. Un vino rosado ideal.

La segunda tarta es la tarta de grosellas. Quizás sea una de las tartas más golosas y dulces de la cata. Lleva una masa de pasta sableè, una crema de almendras, grosellas y merengue italiano. Super rica y dulce, pero como tiene tanta grosella, que es bastante acida, no parece una tarta tan dulce. Eso sí necesita un vino que limpie y refresque. Para ello utilizo siempre un cava rosado. Lo más seco posible. En las ultimas catas he utilizado el cava Trencadís Rosado de la bodega Grimau. Un cava Brut Nature (lo que quiere decir que no se añade azúcar en el licor de expedición). Elaborado con las variedades tintas Pinot Noir y Garnacha con 15 meses de crianza con las lías hace que este cava sea fresco, divertido con aromas de frutas rojas ácidas y en boca burbujas muy equilibradas y pequeñas. IDEAL para la tarta. Y no, no es necesario que el cava sea dulce para acompañar esta maravillosa tarta. Lo único necesario es que limpie la boca para seguir tomando tarta y cava. Ñam. Ah Trencadís quiere decir: El trencadís (término de la lengua catalana que podría traducirse como troceado o ‘picadillo’) es un tipo de aplicación ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos unidos con argamasa; muy habitual y característico en la arquitectura modernista catalana (Gaudí).

Una de las más comentadas es la tarta de Limón con el vino dulce Finca Antigua Moscatel. Buff es riquisima. Pero sí  es verdad que es uno de los maridajes más faciles. Cuando yo trabajaba en cocina siempre deciamos, lo dulce siempre gusta. Y es verdad. Dulce + Dulce = gusta a todos. hehe Pero aqui tenemos un dulce especial.